Cuál es la función de un libro infantil

01/05/2023

Es evidente que los libros nos aporta enseñanzas y valores, nos enseñan cosas nuevas, sobre todo esas obras que no son edulcoradas y nos hacen sentir nuevos sentimientos a pesar de ser obras educativas: se considera que la literatura nos consigue enseñar cosas sin que primero seamos conscientes de ello, ya que lo que nos muestra, en todo caso, no es igual para cada lector y no es una única cosa. Hay cosas que nos educa en aquello fuertemente, pero que en ocasiones nos dejan más interrogantes.

Se considera que la literatura infantil hace que el niño pueda aproximarse a situaciones reales del ambiente contiguo o lejano, que en la mayoría de los casos padece o se disfruta, pero que no sabe aún cómo expresarlas, debido a que la imaginación, en manera de imágenes o expresiones, le permite al menos especular sabiendo que esa no es el medio mismo.

El niño tiene la capacidad de completar lo que el texto propone en función de su práctica literaria y vital, de esta manera crea el sentido, que jamás es uno, y que jamás está concluido del todo, ya que, como nos han mostrado las teorías de la aceptación, un mismo libro consigue tener significados diferentes para la misma persona en fases diferentes de su vida.

La lectura es la medicina de la literatura en la infancia

En esa variedad de significados y de niveles diferentes de lectura es que tampoco el niño hace el mismo comentario que el adulto, causando risas y llanto de las mismas cosas.

Pero cuando se considera que la literatura consigue ser una medicina que aporta salvación a un virus que nos consigue convertir en ogros con los dardos de la palabra, por eso entra en juego los valores morales y la censura que priman sobre los escritores y el significado termina siendo uno solo. De esta manera, la censura, quema todo aquello que no conecta con su noción de infancia.

En la lectura, la censura es vital para dar una visión de algo que se ha creado a partir de un “juicio”, y RAE detalla este término en su primer significado como “imperio por la que el humano consigue diferenciar el bien del mal y aquello que es verdadero o falso”, y cuando deseamos saber definición de “bien”, hallamos que el bien no recluye en sí mismo el carácter de verdadero, ya que puede ser “cogido falsamente como tal”. De esta manera, se censura en apodo de afirmaciones y no de realidades.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir